Llama Olímpica

La Llama Olímpica, o fuego olímpico, es uno de los símbolos de los Juegos Olímpicos, y evoca la leyenda de Prometeo, que habría robado el fuego a Zeus para entregarlo a los mortales. Durante la celebración de los Juegos Olímpicos de la antigüedad, en Olimpia, se mantenía encendido un fuego que ardía mientras duraran las competiciones, siendo esta tradición reintroducida en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928. En los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, se realizó por primera vez una marcha de atletas para transportar una antorcha con la llama, desde las ruinas del templo de Hera en Olimpia, hasta el Estadio Olímpico de Berlín.

Características

La llama olímpica es una antorcha de 72 cm de longitud y 985 g de masa construida a base de aluminio. Dos colores conforman el diseño de la misma, rojo y blanco. La mitad inferior es roja y lleva la insignia Beijing 2008, la mitad superior es blanca con formas estilográficas tradicionales chinas en rojo y lleva en su parte media el emblema oficial, el Dancing Beijing, la insignia Beijing 2008 y los anillos olímpicos.

Se trata de una antorcha completamente reciclable y de diseño ecológico. El combustible de la llama es propano que, junto con la tecnología de producción de la antorcha, le proporcionará una llama nítida y resistente contra fuertes vientos, lluvia y nieve, además de no producir gases contaminantes.

El Encendido de la Llama

Unos meses antes de cada realización de los Juegos Olímpicos, la llama es encendida en Olimpia, frente a las ruinas del templo de Hera, en una ceremonia que pretende volver a vivir el método usado en la antigüedad y que se destinaba a garantizar la pureza de la llama: actrices que representan sacerdotisas de Hestia colocan una antorcha en la concavidad de un espejo parabólico que concentra los rayos del Sol que, como en la antigüedad, enciende la llama que marcará el inicio de una realización más de los Juegos.

Enseguida, la llama es transferida hacia una urna que es llevada hasta el lugar del antiguo estadio. Ahí la llama se usa para encender la antorcha olímpica, transportada por el atleta que hará el primer recorrido del viaje, y que conducirá la llama a lo largo del recorrido hasta el estadio donde se realicen los Juegos (Pekín, en este caso)

Como prevención, unos días antes se enciende una llama, usando el mismo método, que entonces se mantiene encendida para ser usada si el cielo está nublado el día de la ceremonia.


El Recorrido de la antorcha Olímpica:



Camino del siguiente destino Olímpico:

Anuncios

One response

1 06 2008
Nacho

Juuuuur ke cosas, es bueno saberlo!!
Como os habeis currado la pagina, enhorabuenaaaaaa!”!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: